martes, 26 de febrero de 2013

El Show de Grossman



He aquí una de las dos novelas que publico este año: EL SHOW DE GROSSMAN.

La publica la fabulosa pulp-editorial ARISTAS MARTÍNEZ.

Y su argumento es el siguiente:

Matson vive en Rethrick, el planeta fan de la Tierra, y quiere conocer a su madre, una camarera terrícola a la que su padre amó quince años atrás, cuando trabajaba como espía intergaláctico. En su aventura le acompañarán su hipocondríaco amigo Dandy y dos chicas flipadas con Robbie Stamp, una escritora de ciencia ficción que vive en el anonimato terrestre mientras en Rethick sus libros son best sellers. Gracias a Wendy, una simpática nave-furgoneta, llegarán al corazón de Winona, ciudad desde donde se emitirá el concierto de Dorado Pez y que saldrá en antena en el programa rethrickiano de mayor audiencia: EL SHOW DE GROSSMAN.

Últimamente, cuando pienso en ella, me digo que es una especie de cruce entre la versión chico de Mi novia es una extraterrestre (es decir, algo así como Mi novio es un extraterrestre y tiene antenas) y Los Goonies, unos Goonies intergalácticos, claro.

En ella aparece por primera vez Robbie Stamp, la escritora (galáctica) favorita de Erin Fancher (LA CHICA ZOMBIE), Velma Ellis (la ex profesora de Inglés de WENDOLIN KRAMER y la profesora suplente de Lengua de Erin Fancher, LA CHICA ZOMBIE) y de todos los habitantes de Rethrick, planeta sobre el que ya he publicado cuatro relatos (uno de ellos, Hombres por Correo Lohman, fue finalista del Premio Cosecha Eñe este año; y otro, ¡Maldita seas, Doris Dane!, apareció en la pulp-fabulosa caja negra de Aristas Martínez: BLACK PULP BOX).

EL SHOW DE GROSSMAN, la historia de Rethrick más larga que he escrito hasta la fecha y la primera ilustrada (nada menos que por Martín López), estará a la venta el próximo 20 de marzo.

jueves, 24 de enero de 2013

Pero ¿de qué va 'La Chica Zombie'?




Bien, La Chica Zombie se acerca.

El 20 de marzo estará aquí. Sí, ya. Queda como un millón de años para el 20 de marzo, pero, qué demonios, ahí va mi primer intento de sinopsis:

Erin Fancher tiene dieciséis años. Y está muerta. Pero tiene que seguir yendo a clase. Y como huele mal porque se está pudriendo, su mejor amiga, Shirley Perenchio, La Chica Más Popular del Instituto (el Robert Mitchum de la fantasmal Elron), no quiere saber nada de ella. Aunque en realidad no quiere saber nada de ella porque ha hecho algo que no debía (y que tiene que ver con un chico) y ahora ella, Erin, y no Shirley, es La Chica Más Popular del Instituto, aunque salga con Billy (Patilla de Elefante) Servant, y se hable más de la cuenta con Velma (Pelma) Ellis, la profesora suplente de Lengua.

Velma está enamorada del director del instituto, un fan de Keith Whitehead (el escritor que ha escrito cientos, miles de páginas sobre tipos gordos tratando de salir de casa, tipos gordos comiendo, tipos gordos siendo devorados por tiburones demasiado delgados), y cree compartir cama con un exigente (y repelente) Vestido de Novia. Ellis, que asiste una vez por semana a la terapia de chiflados en la que conocerá a Weebey Ripley, un Genio Concedeseos que promete librarla de una vez por todas de la maldición del Nunca-Jamás-Voy-A-Casarme, cree ser responsable del hechizo que pesa sobre Fancher, pero, ¿lo es realmente?

Y lo que es más importante, ¿está siendo Erin Fancher realmente devorada por gusanos o lo que pasa es sólo producto de la terrible (y brutal) adolescencia? Todos los interrogantes se resolverán en el popular Baile de los Monstruos del Robert Mitchum. Un cruce entre la Metamorfosis, de Franz Kafka, Carrie de Stephen King y los chicos (y las chicas) malos (y malas) de Grease.