viernes, 30 de abril de 2010

Los edificios mosquito de Delmak-O


'Laberinto de muerte' es la novela número 26 de Philip K. Dick. La publicó en 1970. Un año después que la maravillosa 'Ubik' (tipos que se congelan para vivir casi eternamente y otros tipos que se desintegran en un mundo que envejece por momentos, a menos que se tenga a mano un frasco de Ubik, se agite bien y se rocie lo que sea que esté envejeciendo) y el mismo año en que escribió 'Nuestros amigos de Frolik 8' (la historia de un padre que quiere, a toda costa, tener un hijo Inusual). En 'Laberinto de muerte' Dios existe. Es una especie de súper computador espacial que escucha plegarias y envía a sus 'divinos' empleados (Caminantes) allá donde les necesiten. En ese mundo maravilloso, cuando alguien, un tipo cualquiera como Ben Tallchief, ruega a Dios (vía transmisor supersónico), que lo saque de su aburrida oficina, Dios responde a su plegaria enviándole al planeta Delmak-O junto a otros trece colonos que no tienen ni idea de por qué han sido enviados allí en, sí, narizones, naves espaciales de único sentido (es decir, pueden llegar hasta allí pero no pueden dar media vuelta). ¿Y qué les espera en Delmak-O? Un Edificio Gigante que se aleja de ti cuando te acercas y que se acerca a ti cuando te alejas. Un Edificio Gigante que tiene crías: diminutos edificios mosquito que los colonos adoptan como si fueran mascotas y pretenden adiestrar. En esas está Susie Smart (una explosiva rubia adicta al sexo que exige acostarse con todos los tipos que se le cruzan por delante) cuando, oh, oh, muere. ¿Muere? ¿Por qué? Un momento, ¿qué estamos todos haciendo aquí?, se preguntan todos los demás. ¿Por qué los pequeños edificios que intentamos amaestrar, están intentando matarnos? ¿Y si todo esto no fuera más que un experimento? ¿Y si no somos más que un puñado de fracasados que la Tierra está tratando de quitarse de encima fingiendo que existe un Dios que, como el genio de la lámpara, concede deseos y te busca trabajo?
La versión Dick de 'Los diez negritos' o un 'Ubik' en el que Dios y el Destructor de Formas se miden en un duelo absurdo, bajo la sombra del Edificio Gigante que no deja de moverse.

Título del primer capítulo: Donde Ben Tallchief gana un conejo en una rifa.

Título del capítulo 11: El conejo que ha ganado Ben Tallchief le contagia la sarna.

Precio: 8 euros.

Editorial: Plaza & Janés.

Colección: Mundos Imaginarios.

Extracto del prólogo que firma Vicente Verdú: "Solamente entre 1963 y 1964, por ejemplo, llegó a escribir diez novelas que planteaban su compleja acción en los lugares más intrincados".

Segundo extracto del citado prólogo: "Philip K. Dick atravesó por tres diferentes etapas a lo largo de su producción creadora. Una primera, a la que se llama "etapa política", que va desde 1951 a 1960, con decenas de cuentos y largos relatos de ciencia ficción más doce novelas realistas que fueron, en su mayoría, transparentes parábolas para denunciar el poder de las grandes corporaciones, el sistema militar-industrial o la manipulación de la opinión a través de los medios. Su última etapa, de 1970 a 1981, donde se concentraron sus dos intentos de suicidio y el ingreso en un hospital psiquiátrico, se la conoce como "etapa mesiánica" y durante ella el autor se cree depositario de verdades cuasi divinas".

4 comentarios:

  1. Me la apunto. Y aprovecho para bajarme 'Ubik' (bajarme de la estantería, quiero decir, que la compré el año pasado pero aún no la he leído).

    ResponderEliminar
  2. Pues yo también me la apunto, tiene una pinta muy buena, que de Philip K. Dick esto…no he leído nada…
    Aprovecho para ponerte un mail y pedirte Bienvenidos a Wellcome, novela que llegué a ver fugazmente en una estantería de una ¨librería¨ de Mataro y que no compre aún no se muy bien porque, pese a ese estupendo titulo.
    Saludos!

    Ah! Yo también creo que Fante es uno de los mas grandes!

    ResponderEliminar
  3. La apunto también. Tengo Ubik desde hace dos años y todavía no lo leí...

    ResponderEliminar